TANTRA EN BARCELONA

10 preguntas a una masajista


Hola Inés, ¿cuánto hace que te dedicas al mundo de los masajes?

Me dedico a los masajes desde hace cinco años aproximadamente, comencé en un centro de masajes aquí en Barcelona y desde el 2012 he decido independizarme, pues he decidido apostar por mi proyecto: Inés Tantra Barcelona.

¿Qué tipo de formación o estudios se necesita para desempeñar el trabajo de masajista tántrica?

No creo que se deba necesariamente tener una formación específica, si que aporta mucho tener alguna formación en masajes, en filosofía tántrica y en mi caso tengo estudios de sexología, y también creo que todos nacemos con extraordinarias capacidades de imaginación e intuición y cuando hacemos aquello que nos apasiona el tiempo transcurre de manera distinta y desarrollamos toda nuestra creatividad.

¿Cuál es la clave por la cual te diferencias de otras masajistas?

El secreto está en que brindo una sesión de masaje cien por ciento tántrica, es decir, sin necesidad de incluir en ellas relaciones sexuales, pues creo que la sexualidad y la sensualidad trascienden la genitalidad. La energía, la sensualidad y el erotismo que se despierta en la experiencia de un masaje no hace necesario el coito. Pienso que es una de las claves para diferenciarme y diferenciar mi trabajo.

Los masajes que haces tienen un precio más elevado que otros tipos de terapias corporales, como el shiatsu o el quiromasaje ¿Esto se debe al hecho de incluir en tu trabajo el masaje y estimulación de la zona genital?

El coste de los masajes son claramente diferentes en relación a otras terapias, es cierto, por supuesto, ello, por un lado, tiene que ver con lo que me dices del masaje en la zona genital o masaje lingam como me gusta llamarle.

Mi propuesta de masaje no deja ninguna zona del mapa erótico fuera de la experiencia, y ello incluye evidentemente a la zona genital. Uno de los costes de la cultura occidental ha sido la represión de la sexualidad y con ello ciertos tabúes importantes en relación a lo permitido y lo no permitido, y la zona genital es una zona no permitida, prohibida, secreta… yo la considero otra parte más del cuerpo, más sensible, más erógena, seguro, pero otra zona más.

¿ Crees que es necesario conservar una bella figura en tu trabajo? ¿Qué ejercicios practicas para mantener un cuerpo saludable?

Si, creo que es necesario, pero no suficiente. Necesario por que de entre los sentidos que se trabaja en las sesiones, el visual es uno de ellos, y la belleza de la masajista claro que importa. Por otro lado, también es necesario estar en forma porque mi cuerpo es mi herramienta de trabajo, y para sentirme bien y poder trabajar de manera adecuada debo estar en forma. Voy al gimnasio tres veces a la semana. El esfuerzo físico en el masaje es intenso, piernas, brazos, rodillas, abdomen… y la espalda se ven resentidas luego de cada sesión.

El tema del tantrismo parece que se ha puesto de moda en el mundo occidental. ¿Has notado que los clientes/as están más exigentes hoy día que hace unos años atrás?

Si, es cierto. Pienso que se ha puesto de “moda”, yo diría en todo caso que hay una búsqueda espiritual de occidente, el hombre occidental se encuentra vacío frente a una cultura que no le ofrece ya satisfacciones y la religión judeo-cristiana ha hecho de la expresión de la sexualidad un tabú, una negación, y negar la sexualidad humana es negar a las personas como tales…

Me imagino que en todos estos años de experiencia te habrás encontrado algún cliente que no colmó sus expectativas y por tal, que no haya salido de la sesión del todo satisfecho. ¿Cómo lo manejas? Hay algún truco para que la sesión sea 100% satisfacción garantizada?

Bueno, esto me ha sucedido en algunas ocasiones, como la propuesta implica un descentramiento de la genitalidad, algunas personas se ven frustradas o no saben como expandir su campo de sensaciones más allá de la genitalidad y esto conlleva a que no puedan abandonarse a la experiencia. Es importante la comunicación, hablar con la persona, indicarle la mejor experiencia, que te diga sus gustos, sus necesidades, sus expectativas y de acuerdo a ello orientar la sesión que más le convenga. La comunicación previa al masaje es un factor favorable en la satisfacción posterior del cliente.

¿Cuándo disfrutas más de tu trabajo? ¿Cuando ves la satisfacción del cliente o cuanto éste vuelve a otra sesión y se torna un cliente habitual?

En las dos oportunidades. Me complace muchísimo que el cliente/a quede satisfecho/a, y sobre todo que viva la experiencia de manera libre y pueda abandonarse a ella, sin pensar en aquellas dinámicas generadoras de ansiedad como el miedo a la ejecución en las relaciones sexuales. Aquí experimentan todo un abanico de sensaciones por los cinco sentidos, sin presiones ni ansiedad. Cuando regresan a otra sesión lo considero un éxito y un reconocimiento de mi trabajo. Es muy reconfortante.

¿Tienes algún secreto para lograr una cierta habituación de los clientes a tus sesiones?

¿Algún secreto? No, secretos no tengo. Tengo una manera de hacer las cosas bien, en todos los aspectos de mi vida, y en mi trabajo es igual. Considero todos los detalles, el ambiente cuidado, la temperatura necesaria, la música adecuada, los aromas sutiles, los aceites y esencias de calidad, la calidez personal, la empatía , la comunicación y la experiencia del masaje conforman un todo, que si, genera un hábito saludable

Si tuvieses que resumir la sensación que trasmites en tus sesiones, ¿qué dirías?

Un masaje para mi es una experiencia multisensorial plena, que transmite calidez, intimidad, armonía, belleza, en el tantra la mujer es iniciadora de la sexualidad y su energía es considerada el inicio de todo lo místico y mágico en el mundo, es un gran honor ser portadora de este regalo y lo tengo muy en cuenta cada vez que realizo un masaje…

Un abrazo,
Inés Güell

Déjanos un comentario!