Un tántrika practicante siempre es un yogin

Un tántrika practicante siempre es un yogin


“Un tántrika practicante siempre es un yogin, pues su ascesis -su sadhana- siempre incluye prácticas somato-psíquicas que son yóguicas. Gran número de ritos –en especial el culto a las divinidades, la puja-e incluso las prácticas espirituales donde se utilizan mantras, revelan yoga o bien incluyen algunos de sus elementos.

Siempre los acompaña un enfoque, una experiencia vivida, yóguico del cuerpo, sosteniéndolos y estructurándolos. Por otra parte los textos tántricos, cuando describen actos rituales o de otro tipo que hay que realizar, suelen denominar yogin a quien debe ejecutarlos. Y los agamas shivaítas siempre comportan, en principio una sección dedicada al yoga (yogapada). Es una cuestión importante que no habría que perder de vista.

Este yoga es el que normalmente se ha dado en llamar hathayoga, que algunos prefieren denominar kundalini, esa energía cósmico –divina presente en el cuerpo que lo habita, transformándolo. Se caracteriza por el hecho de que su práctica reposa en una estructura imaginaria concebida y sentida como algo presente en el cuerpo físico (a veces desbordándolo), formados por centros llamados granthi, chakrao padma; es decir, nudo, rueda o loto) y canales, los nadi , por los que circula el hálito vital , el prana ( y con él la energía divina , los mantras y las divinidades).

En principio estos canales suman 72000, pero tres son los principales, de los cuales la sushumna, eje vertical que va desde a región perianal hasta la coronilla de la cabeza, siguiendo el cual puede elevarse la kundalini, cuyo ascenso conduce a la liberación. Sería el más importante. A lo largo de este eje o trayecto, se hallan alineados los chakras principales (nudos), que van desde el muladhara, a la altura del perineo, a la abertura de Brahma” en la coronilla del cráneo, e incluso más allá.

Sería útil recordar que la sushumna tiene, a causa de su situación en el cuerpo, un significado del que carecen los otros nadi: es “el lugar central”asimilado a veces al corazón no físico sino místico, y por tanto al lugar donde se viven las experiencias más elevadas corporalmente”

Inés Güell

Déjanos un comentario!