Ambientación


Muy probablemente en muchas ocasiones no tengamos tiempo o inspiración suficientes para pensar en  ambientación erótica, pensar cuidadosamente del espacio donde vayamos a disfrutar de un encuentro sexual con nuestra pareja, pero cuando sí los haya merece la pena primar por los detalles que creen un ambiente sensual ya que la visión es uno de los sentidos que primero se activan. Así que os propondré algunas ideas para ambientar vuestro nido de placer.

La luz: como ya hemos comentado en alguna ocasión, “sugerir” a veces tiene una carga erótica mucho más elevada que “enseñar”, por lo tanto una luz tenue ya nos va introduciendo en materia. Aquí se puede utilizar velas en diferentes puntos, de colores, formas y tamaños diferentes. Es muy buena idea también cubrir con telas o pañuelos lámparas o focos de luz muy fuertes o por si no hay tiempo para comprar las velas.

El olor: poner inciensos casi siempre queda bien, a menos que no os guste, pero si es el caso hay velas que no sueltan humo pero si un olor estupendo, bien como las esencias para quemadores de vela, o simplemente un buen perfume, capaz de ir despertando poco a poco la libido del otro.

La banda sonora: todo lo que se hace con música parece que queda mejor, verdad? Pues el sexo con banda sonora es una experiencia muy interesante. Una música sensual pone a ambos miembros de la pareja en una actitud más erótica y por lo tanto más excitante a la hora del encuentro sexual en si. Eso sí, cuidado con el volumen porque de lo que se trata es de ambientar con música y no hacer del ambiente una discoteca.

Los manjares: además de alimentar, la comida también sirve de juguete a la hora del sexo. Las frutas rojas son por excelencia las más solicitadas por su color que nos remite a la pasión. Fresas, cerezas, frambuesas…pero también los dulces y bocados más cremosos (como la nata montada, cremas, dulce de leche…) y, claro, el chocolate. Después de la relación, además, es un potente reponedor de energías!

Para brindar: por último pero no menos importante, la bebida que regará el encuentro. Vino y cava son los más obvios. Busquen algo que les gustaría compartir en este momento, no hay reglas. Prueben, practiquen, inventen, reinventen.

Lo bueno de tener todo cerca – comida, bebida y sobretodo imaginación – es que se puede echar mano de ellos antes, durante y después de la relación!!

Fuentes:

http://sexualidaderotismo.wordpress.com/

http://suite10.net

Déjanos un comentario!