Asexualidad

Asexualidad: carencia de deseo sexual


En el mundo de la sexualidad no todo es blanco o negro y cada vez se van conociendo más tendencias. Si hasta no hace demasiado tiempo en muchos lugares del mundo la heterosexualidad era la única corriente sexual admitida, hoy en día la sociedad cada vez es más abierta y ya no es necesario ocultar otras formas de sexualidad como la bisexualidad o la homosexualidad.

Pero lo cierto es que la sexualidad no acaba en estos tres conceptos, sino que hay bastantes más. Uno de los términos que más se está dando a conocer últimamente es la asexualidad.

Los asexuales son personas que carecen de orientación y deseo sexual, es decir, que no experimentan atracción física o deseo hacia otras personas.

Las personas asexuales no consideran que la falta de sexo en su vida sea una carencia y desarrollan su vida con total normalidad si asumen su identidad sexual. Es cierto que estas personas suelen mantener relaciones sexuales e incluso masturbarse, pero suele ser algo que se produce con poca frecuencia. Aunque puedan experimentar momentos en que su deseo sexual es más alto, lo habitual es que ese deseo sexual se mantenga en niveles muy bajos o incluso que sea nulo.

Los asexuales pueden mantener relaciones sentimentales con otras personas ya que la falta de deseo sexual no impide el desarrollo del enamoramiento. Sin embargo su falta de deseo sexual puede llegar a ser un problema dentro de la pareja si la otra parte no tiene la misma identidad sexual.

En la mayoría de los casos la asexualidad es una identidad sexual inherente al individuo que no puede (ni tiene por qué) modificarse, de igual manera que la bisexualidad, la heterosexualidad o la homosexualidad, pero hay supuestos en los que un bajo índice de deseo sexual no se debe a una identidad sexual determinada sino a otros factores como efectos secundarios de medicaciones o problemas con la pareja.

M.J

Déjanos un comentario!