SLOW SEX

Del tantra al slow sex


Desde hace cientos de años la filosofía del tantra ha defendido que en las relaciones sexuales lo verdaderamente importante no es el orgasmo, sino las sensaciones experimentadas hasta llegar al mismo. Curiosamente esa misma idea es la que defiende una de las corrientes que más de moda está en la actualidad, el slow sex.

El slow sex es justamente lo que parece, una nueva forma de entender y vivir el sexo en el que el orgasmo ha dejado de tener el protagonismo para cedérselo a todas las sensaciones que se experimentan hasta el momento del mismo.

Esta nueva tendencia sexual se presenta para muchos y muchas como una revolución que permitirá dar una nueva vida a las relaciones sexuales en parejas que ya llevan un tiempo juntas.

En el slow sex la penetración pasa a un segundo plano y se da la máxima importancia a las sensaciones ya que lo importante es que cada miembro de la pareja conozca a la perfección el cuerpo de la otra parte y sus gustos, para lo que también es muy importante la comunicación.

De hecho, esta corriente aboga por hablar de sexo y de las preferencias de cada uno mientras se practica el sexo, ya que de esta manera se alcanza un nuevo nivel de intimidad y además hay que tener en cuenta las personas son más abiertas a la hora de hablar de lo que les gusta o de lo que quieren cuando están excitadas.

En este tipo de sexo lo mejor es estimular los sentidos al máximo y para ello pueden resultar de gran ayuda los masajes sensuales con aceites esenciales o los alimentos afrodisíacos.

El slow sex es una buena técnica para poner a jugar la imaginación y huir del sexo rutinario, dejando la penetración a un lado o recurriendo a ella sólo después de que ambos miembros de la pareja hayan disfrutado de toda la experiencia sensorial.

M.J

Déjanos un comentario!