Demisexualidad

Demisexualidad: cuando lo importante está en el interior


Dentro del mundo de la sexualidad hay cada vez más conceptos que nos ayudan a comprender los diferentes gustos y tendencias en torno al sexo.

Hoy en día sabemos que la sexualidad es mucho más que la heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad, en los últimos tiempos hemos ido descubriendo nuevos conceptos como el de asexualidad y hoy le toca el turno a la demisexualidad.

Los demisexuales se caracterizan por sentir únicamente atracción sexual por aquellas personas con las que tienen una fuerte conexión emocional.

Para ellos no existe la pura y dura atracción sexual hacia una persona a la que apenas conocen, necesitan tener un estrecho vínculo con el otro sujeto (sea o no de su mismo sexo) para que surja el interés sexual.

Lo habitual en una relación es que haya en primer lugar una atracción sexual que podemos llamar primaria y que de ella pueda derivarse una atracción secundaria que nos haga sentirnos atraídos por la personalidad de una persona concreta, dando lugar a una relación amorosa.

En el caso de los demisexuales ocurre justo al contrario, si no hay primero una conexión a nivel emocional, no surge en ellos ningún tipo de atracción sexual.

Conviene matizar que el demisexual no tiene ningún tipo de control sobre sus preferencias sexuales, de igual manera que el asexual, el heterosexual o el homosexual no han elegido su condición sexual.

No debemos por tanto confundir este tipo de inclinación sexual con la conducta de aquellas personas que conscientemente deciden no mantener relaciones sexuales con personas con las que no mantengan una relación estable, ya que en este tipo de personas si existe una atracción sexual inicial hacia otros individuos aunque la repriman.

La demisexualidad está acogida por la Asexual Visibility and Education Network (AVEN) pero a día de hoy sigue siendo una desconocida incluso para aquellas personas que tienen esta condición sexual.

M.J

Déjanos un comentario!