crossdressing

El crossdressing


Dentro del sexo y la sexualidad existen un gran número de prácticas y tendencias, hasta el punto en que las definicioEl mundo del crossdressing es amplio y existen una infinidad de variantes en función del tipo de cambio de rol que se haga y de los motivos o vivencias que lleven a una persona a experimentar con esta práctica. Esto prueba una vez más que en el mundo de la sexualidad no todo es blanco o negro y resulta muy complicado y absurdo limitar el sexo a un determinado número de prácticas.

nes básicas como heterosexual, homosexual o bisexual se quedan demasiado cortas para englobar todas las variantes que puede haber.

Una de las tendencias o prácticas sexuales relanzada al mercado de la sexualidad y conocida desde hace siglos es el crossdressing. Esta práctica consiste en adoptar una indumentaria y aspecto propio de la del sexo opuesto en ciertos momentos. La línea donde es crossdressing y donde comienza el travestismo se ha vuelto borrosa. Este es uno de los muchos asuntos que aborda la tercera ola del feminismo, así como la de hoy en día el movimiento masculino.

El cross-dressing en muchas ocasiones no se asimila al placer sexual sino a una forma de sacar el lado femenino de los hombres. Sin embargo esto tampoco es correcto, por un lado porque el crossdressing no es exclusivo del género masculino, ya que también hay mujeres que disfrutan vistiéndose con prendas masculinas, por otro lado porque en el área de la intimidad este tipo de juegos de roles si se asocian con el placer sexual.

Al margen del cierto grado de fetichismo que puede tener para algunas personas vestir con prendas del sexo opuesto, lo cierto es que el crossdressing como práctica sexual está ganando un número cada vez mayor de adeptos/as al ser una forma diferente y lúdica de demostrar a la otra parte de la pareja lo que nos gusta.

M.J

Déjanos un comentario!