9 beneficios del masaje sensitivo

Los deslizamientos en el masaje


El deslizamiento es una de las primeras técnicas que se aplica cuando se realiza un masaje tántrico consiste en el contacto sobre la superficie del cuerpo de las manos de la masajista, es un contacto largo y suave sobre la superficie de la piel y se utiliza en una gran variedad de posiciones durante el masaje.

Lo fundamental para la práctica del masaje tántrico es realizar movimientos amplios y fluidos que requieren más que fuerza, soltura y adaptabilidad. La razón por la cual sea muy positivo que se comience con ésta técnica, es que permite establecer un primer contacto placentero y sereno entre el emisor y el  receptor del masaje.

El deslizamiento es un movimiento sutil, suave y ligero que se realiza mientras se aplica el aceite de masaje de almendras sobre la piel. Estos movimientos conectan una parte del cuerpo con otra por ello son amplios y expansivos, permiten cubrir grandes zonas del cuerpo y hacen que el aceite se reparta de forma adecuada.

Para hacerlo, las masajistas utilizamos ambas manos, desde la punta de los dedos a las muñecas. La presión que se aplica debe ser muy ligera, sobre todo al principio. El objetivo es hacer que la persona que recibe el masaje entre en un estado de bienestar y relajación, por lo que no se efectúan movimientos toscos ni fuertes y una vez que los músculos se han relajado y la persona está preparada se puede trabajar con una intensidad mayor de presión y fuerza.

En general, el deslizamiento se aplica con una presión intensa en dirección ascendente y menor presión cuando tienen una dirección descendente. De esta forma, se consigue una mejor circulación de la corriente sanguínea lo que tiene muchos efectos favorables sobre el cuerpo.

Hay que tener precaución en no realizar ninguna presión sobre la columna vertebral, pues podríamos provocar dolor y lesiones. Cuando masajeamos la espalda, podemos deslizar nuestras manos sobre la columna vertebral, pero sin realizar ningún tipo de presión.

Asimismo, es necesario controlar también la cantidad de aceite de masaje que se utiliza, ya que una cantidad excesiva en determinadas zonas puede ser muy desagradable.

El objetivo de esta técnica es que la persona en el primer contacto con la masajista ingrese un estado de relajación y serenidad, de bienestar y confianza, por lo que es muy necesario e importante cuidar todos estos detalles así como el ambiente, los aromas, la música, elementos esenciales en un masaje.

Referencia: El nuevo libro del masaje para el cuerpo y las emociones. Juan José Plasencia. Editorial Integral. Barcelona.2001

Déjanos un comentario!