El principio del placer y el amor

El principio del placer y el amor


Para el tantra es posible aprender a través del placer. Las diferentes religiones han inducido al ser humano a sufrir, a considerar el sufrimiento como camino para ganarse el cielo y la redención. Sin embargo el tantra camina de la mano del placer ( entendido como alimento del cuerpo) y del amor ( visto como una energía sublime, fina y consciente).

Restablecer el código del placer y del amor es de vital importancia, ya que muchísima gente vive en desarmonía sintiéndose incapaz de recibir los dones y placeres de la vida.

Al tocar suavemente con las manos todo el cuerpo del receptor ( sin excepciones), como una caricia, como una técnica de masaje es dar afecto y ayuda a eliminar el sentimiento de soledad. Realmente las manos y el toque amoroso y consciente puede cambiar de manera notoria la actitud de una persona hacia la vida.

El masaje tantrico tiene como objetivo traspasar las fronteras de la mente y expandir la consciencia sensitiva sumergiendo a la persona en espacios de paz y de quietud. La respiración consciente es de gran importancia para el éxito del masaje tantra. La mente muchas veces tiende a olvidar su conexión con la respiración consciente.

El tantra es un camino honesto, directo, simple y profundo, un retorno al conocimiento de nosotros mismos.

Referencia: Manual del masaje holístico. Ferrara, Guillermo, Océano.2001