masaje tántrico

Filosofía del masaje tántrico con Inés Güell


El masaje que practicamos en el estudio, se caracteriza por la filosofía tántrica y su visión del mundo espiritual y técnicas del taoísmo.

El tantrismo no es una religión con las ideas dogmáticas, sino una filosofía de la vida que afirma profundamente todas sus áreas y estructuras. Cómo movimiento filosófico concede una gran importancia a la sexualidad humana y ha desarrollado diferentes técnicas de meditación, lo que ha permitido a la gente usar su poder sexual para un proceso de transformación interior.

También se originó en el siglo XX, el Neo-tantrismo, un Tantra pensado para las personas de nuestro tiempo y cultura, que se ha adaptado al mundo occidental, pero la floración y la fragancia de la idea original tántrico se ha mantenido. El Tantra incluye una variedad de métodos, técnicas, meditaciones y enseñanzas, la esencia es que se transmite en formas siempre nuevas: y el masaje tántrico es una de ellas.

Lo mismo sucede con la profundidad de los masajes tántricos que representan un aspecto significativo de Neo-tantrismo. Los masajes que se realizan en nuestro estudio se llevan a cabo con el conocimiento tántrico y en espíritu tántrico. ¿A que me refiero? Que la verdad de lo que somos no se puede encontrar en el mundo exterior, está allí escondido en nuestro propio cuerpo que alberga nuestro conocimiento interior más profundo.

Nuestro trabajo con el masaje se basa en el entendimiento de que los cuerpos, sentimientos, mente y el espíritu forman una unidad. Su objetivo es establecer una re-conexión entre la espiritualidad, la sensualidad y la sexualidad. Durante el masaje tántrico la mayoría de la gente puede  encontrar un oasis de calma, con una dedicación refrescante y sensual de la masajista.

La característica especial del masaje tántrico, a diferencia de otras formas “alternativas” de masaje es la participación consciente y concreta de la zona genital, el yoni de la mujer y el lingam en el hombre.

En el masaje tántrico trabajamos sobre la activación del chakra sexual y la energía de él derivada se transforma en amor hacia nosotros mismos y el mundo en general, y para algunos, un reconocimiento interior e intuitivo de la unidad de la energía. Entonces nada vuelve a ser igual.

Inés Güell

Déjanos un comentario!