tango

Fusión de tango y masaje


Existe una relación muy cercana entre la música, la sexualidad y el erotismo: la música nos traslada a través del tiempo y del espacio a momentos específicos, nos aísla del mundo externo, nos coloca en un estado de no-dualidad.

Muchas parejas colocan música para preparar, motivar e intensificar los momentos de intimidad. Según el Dr. Ezequiel López Peralta en su artículo para Discovery Women: Arpegios eróticos: cómo la música influye en la sexualidad, la música permite a las personas que tienen dificultades para dejarse llevar por sus deseos sexuales conectar con el momento y dejar que la energía sexual fluya, en este mismo artículo luego nos dice que hay determinados ritmos y estilos musicales que movilizan energías sexuales y producen sensaciones particulares en diferentes zonas del mapa erógeno de hombres y mujeres.

Uno de estos ritmos es el tango, el cual es un movimiento musical cuyo nacimiento se dio en un mundo de casas humildes, prostíbulos, borracheras, bravucones y burdeles, es un fenómeno portuario, el lamento cósmico de los inmigrantes de Rio de la Plata.

Su coreografía fue considerada pornográfica por la conservadora sociedad intelectual argentina del siglo XIX. Luego se fue extendiendo en forma subterránea, socializando esta representación de la pasión. Cuando pisó los salones parisinos se hizo universal y entró por la puerta grande de la cultura para entretener a los europeos.

Si lo escuchas parece melancólico, pero cuando lo bailas, en esos escasos tres minutos que dura un tango es posible llegar a zonas inimaginadas. Es un juego en el que la cuestión es el deseo sexual y no el amor, la pasión y no la pareja, con roles muy diferenciados: un sexo abraza a otro invitándolo a un diálogo sin palabras en el que el cuerpo se emociona hasta llegar a extremos eróticos inigualables.

El tango va mas allá de las técnicas de la propia danza, es la gracia que apela a la emoción y al vértigo impuesto por un sensual dejarse llevar en el que se rozan las piernas, se mueven las caderas y se cruzan las miradas.

Por su carga erótica y sensual, es un acompañante ideal para los rituales de la tradición tántrica. Por eso realizo una propuesta de fusión entre masaje tántrico, el erotismo y tango: el Masaje Tántrico Deluxe.

Ref.

Imagen: gary yim / Shutterstock.com

“Arpegios eróticos: cómo la música influye en la sexualidad” – Dr. Ezequiel López Peralta

“Erotismo femenino: la llave de la sexualidad contemporánea” – Salomé Urtubey

Déjanos un comentario!