la belleza

La belleza de la masajista, importa?


Cuando hablamos de la belleza femenina en el mundo de los masajes, ésta no deja de tener la misma importancia que la dada a la belleza de la mujer en general.

La estilización de la figura de la mujer, cuyas cifras claves son 90-60-90, es una condición básica de la belleza femenina, y los medios masivos de comunicación han tenido una gran influencia en la estandarización de ésta imagen de la mujer.

Es observable como se privilegian determinados atributos: el trasero prominente parece importarle más a los caribeños que a los anglosajones; aunque los japoneses del presente, tanto como sus antepasados, admiran la tersura de la piel en la región de la cintura, no por otra razón las emblemáticas geishas siempre han usado un peinado alto y sus bellos kimonos escotados.

La cabellera frondosa, los pechos agresivos y las piernas largas y torneadas parecen ser atributos generalizados de la belleza femenina actual, y atributos necesarios de una masajista, al menos en el marco de la cultura occidental y de mi experiencia como masajista en Barcelona.

Los estudiosos de la estética han reconocido el vínculo secreto entre la belleza de la mujer -y de cualquier otra índole- y la matemática. En efecto, los griegos descubrieron la proporcionalidad áurea, apreciable en sus edificios y esculturas, a partir del estudio de las medidas y proporciones del cuerpo humano.

El concepto de la proporcionalidad áurea en palabras sencillas quiere decir que la belleza de cualquier cosa responde a la existencia de ciertas proporciones numéricas entre las partes de un todo; dicha estructura básica se enriquece mediante la presencia de otras cualidades morfológicas, cromáticas, cinéticas y sonoras.

En el contexto de la moderna cultura globalizada e independientemente del observador y de la raza del mismo, el sex appeal de una mujer y por ende, de la misma manera el sex appeal   de una masajista depende de que la medida de su cintura equivalga al 70% de la medida de sus pechos y caderas, así también depende de determinadas proporciones entre los rasgos del rostro!

Éstas proporciones en el cuerpo de una masajista tántrica causan una primera impresión favorable que se deja sentir en el observador por debajo del nivel del pensamiento plenamente consciente. El impacto sensorial lo induce a inspeccionar a posteriori con más detalle otros aspectos tales como la armoniosa distribución de la masa muscular, la elegancia en la disposición del cuerpo, la gracia en su movimiento, los tonos en su piel, el color en su cabello y otras partes de su cuerpo, así como su voz, su risa….la tersura de su piel, la simpatía y demás atributos posteriores al primer impacto de la belleza, que serán evaluados en la experiencia del aquí y ahora del masaje.

Os espero en este viaje del disfrute de la belleza y del despertar de los sentidos!

Inés Tantra

Ref.www.prodavinci.com

Déjanos un comentario!