tecnica de parada y arranque

La técnica de parada y arranque


La técnica de parada y arranque y otras, requiere comúnmente de la orientación de un terapeuta sexual. Antaño se creía que alejarse de los pensamientos sexuales y enfocando la mente en ideas que no tuvieran que ver con el sexo, ayudaba.

Pero nada más erróneo que eso. No sólo impedían el goce, sino también al estar “desconectado” de la experiencia y con la ansiedad a cuestas, ocurría la eyaculación antes de lo que se deseaba.

Además una unión sexual ha sido visto desde los antiguos sabios alquimistas como un rito sagrado de creación, y por esto se debe tener la mente, el cuerpo y el espíritu unidos en uno solo complementándose.

Por otra parte, los taoístas explicaban que el nivel de excitación va en aumento a medida que el ritmo cardíaco, la respiración y la presión sanguínea se intensificaban, esto como parte de la respuesta sexual.

Por ello, una de las técnicas que se pueden utilizar cuando se hace el amor, es respirar lenta y profundamente; inhalar por la nariz, sentir cómo el aire va hasta el fondo del estómago, retenerlo y exhalar despacio por la boca.

Para obtener mejores resultados se puede hacer la respiración en concordancia con las contracciones rítmicas del músculo pubococcígeo (P.C., esta es la sensación que se produce cuando retenemos la orina), en el momento del máximo clímax o en el momento preciso antes de la eyaculación, manteniendo así el orgasmo.

La técnica de parada y arranque disminuye el ritmo de la excitación y en consecuencia, puede impedir la eyaculación. Otra importante medida que han aportado los antiguos chinos, es el toque en el “punto del millón de piezas de oro”.

El nombre se debe al alto valor que representaba su aplicación en las relaciones sexuales y además, al elevado costo que se tenía que pagar para saber el secreto. Este punto se localiza en el perineo, una pequeña hendidura que se siente justo delante del ano y atrás de los testículos.

Cuando se está haciendo el amor, si se cree que se aproxima el momento de la eyaculación, con los dedos medio e índice alineados, se debe presionar con firmeza (sin suspender la penetración). Ello inhibirá de inmediato el reflejo eyaculatorio.

Referencia: El Arte de la Sexualidad en China.

Déjanos un comentario!