rituales tántricos

Las características del Masaje Tántrico


En general, el masaje tántrico tiene la intención de llevar a una experiencia sensorial muy potente a los efectos de la introspección, meditación, escuchándose a sí mismo. Cuando la persona se permite el acceso completo a sí mismo, a sus verdaderos sentimientos y deseos éstos comienzan a salir, lo cual permite una mayor comprensión de la propia personalidad y como consecuencia, para transformar la vida hacia la autorrealización.

Últimamente estamos observando un creciente interés  por el  masaje tántrico, más y más gente se ha dado cuenta de que hay algo más allá de Tantra y del masaje tántrico de lo que pueden haber pensado erradamente antes. Esto es muy bueno porque muestra que la gente está evolucionando en su pensamiento, que han caído o están cayendo viejos tabúes, la doble moral y la falsa modestia que ha causado en la historia de la humanidad y en la sexualidad humana un gran monto de infelicidad, frustración e insatisfacción así y con efectos como la represión y la acumulación de estrés.

En Europa y Estados Unidos el masaje tántrico sigue siendo considerado específicamente para los hombres, pero se puede ver que cada vez más mujeres están recurriendo al masaje tántrico como forma de exploración de lo desconocido, de su sexualidad y del potencial ilimitado del masaje tántrico.

Toda persona que quiera tener esta experiencia debe contar con que aquí, en el estudio encontrará tranquilidad, seguridad y el respeto de los límites propios y ajenos. Los sentimientos que despierta el masaje tantra es de una profunda alegría, liberación y  felicidad que puede ser experimentada en el curso de masaje tántrico y luego del mismo, pues el recordar la experiencia, el volverlo a pasar por el corazón, otorga un bienestar general.

Para terminar, cabe señalar que esto se debe al hecho de que el masaje tántrico no es una técnica estándar que se aprendió de un libro o una cinta de vídeo, sino una expresión del amor y de la atención del terapeuta de masaje tántrico hacia su cliente.

Y debido a que el tantra es experiencia hay muy pocas reglas aquí que no podrían ser explicadas – que sólo se pueden aprender y comprender en la propia experiencia personal. Uno puede estudiar Tantra durante tantos años e incluso recibir “iniciaciones especiales” de los llamados “gurús”, y todavía no saben nada al respecto.

Por el contrario, un laico de vez en cuando puede tener un despertar tántrico espontáneo, con los secretos más profundos y mejor guardados de la ruta de acceso y se pasa con ellos a una revelación directa.

Déjanos un comentario!