respuesta sexual

Las cuatro fases de la respuesta sexual


Hasta finales de los años ‘60 el sexo era un tema tan tabú que apenas existían investigaciones y estudios sobre este tema, pero en 1966 William Masters y Virginia Johnson llevaron a cabo un estudio que puso de manifiesto aspectos muy importantes sobre el sexo que sirvieron de base para posteriores estudios relacionados con la sexualidad y la salud. Este estudio consiguió además acabar con ciertos mitos carentes de fundamento en torno a la sexualidad: 

Las cuatro fases de la respuesta sexual:

Masters y Johnson llegaron a la conclusión de que durante el acto sexual el cuerpo pasa por cuatro fases diferentes. La primera fase es la excitación, que se produce a través de estímulos físicos y/o psicológicos. Su efecto más directo es la lubricación vaginal en el caso de la mujer y la erección del pene en el caso del hombre.

La segunda fase es la meseta. Durante esta fase el cuerpo mantiene la situación de excitación sexual para llegar hasta la tercera fase, el orgasmo, en el que se producen contracciones musculares rítmicas que dan lugar a una intensa sensación de placer a nivel físico y psíquico.

Tras el orgasmo llega la cuarta fase en la respuesta sexual, la resolución. Se conoce con el nombre de resolución a la fase en la que el cuerpo humano vuelve a su estado normal y se invierten todas las alteraciones fisiológicas que son necesarias para el coito.

Aunque existen diferencias entre hombres y mujeres, lo cierto es que a grandes rasgos la respuesta sexual produce efectos muy similares en los cuerpos masculinos y femeninos y es que toda respuesta sexual produce dos desencadenantes básicos, la vasoconstricción que aumenta el volumen de sangre en los órganos sexuales y el aumento de la tensión muscular, que acumula energía en los nervios y los músculos de todo el cuerpo.

M.J

Déjanos un comentario!