los siete deseos

Los siete deseos


Los chakras generan siete deseos básicos, además de poseer cualidades ( positivas y negativas) de la personalidad. Sin embargo cuando no funcionan de manera correcta se ven afectados por bloqueos energéticos , pensamientos negativos , emociones confusas y malas posturas físicas. Los siete deseos básicos generados son los siguientes:

1. Chakra Muladahara: Deseo de supervivencia

2. Chakra Swadisthana: Deseo sexual.

3. Chakra Manipura: Deseo alimenticio.

4. Chakra Anahatta: Deseo de amar.

5. Chakra Vishudda: Deseo de crear y expresarse.

6. Chakra Ajña: Deseo de conocimiento.

7. Chakra Sahasrara: Deseo espiritual.

Se entiende que los tres primeros ( deseo de supervivencia, deseo sexual, deseo alimenticio) pertenecen al reino animal por estar relacionados con el sexo , la supervivencia y la comida- aunque hay que aclarar que el ubico animal que tiene sexo por placer y no solamente a modo reproductivo es el hombre).

Los dos siguientes (deseo de amar, deseo de crear y expresarse) son relativos al ser humano , aquí la persona ama, es amada en el mejor de los escenarios y se expresa artísticamente.

Y los dos últimos pertenecen al reino de lo divino (deseo de conocimiento, deseo espiritual) el uso de la intuición, el intelecto y la imaginación como medio de conocimiento general y espiritual.

Cuando estos deseos se ven perturbados de alguna manera y no hallan el equilibrio correcto , como por ejemplo cuando alguien ama o desea a una persona  y no es correspondida, generará sin duda ansiedad y como resultado puede sobrecargar a otro chakra, por ejemplo el alimenticio comiendo en abundancia o perdiendo el apetito. Cuando muchas veces no podemos satisfacer un deseo lo suplimos llevando esa energía a otro. De allí que se produzca un desorden energético que comenzará a afectar todo el campo de la energía afectando a corto y mediano lazo una órgano en particular, es decir, somatizando.

Con el masaje tántrico y erótico lo que hacemos es trabajar sobre los diferentes chakras , armonizando el fluido de energía y potenciarlo, trabajando el esquema corporal holísticamente de manera tal que la persona sienta fluir su energía y cambie ciertos patrones emocionales perturbadores tanto para él como para su entorno inmediato.

Referencia: Manual del masaje holístico. De las manos al alma. Guillermo Ferrara.Barcelona.2001