masaje

El toque en el masaje terapeutico


A la hora de tocar y masajear debemos haber ejercitado otra herramienta importante de terapeuta del masaje, que es la lectura corporal. Es necesario que al momento del toque podamos leer la gramática expresiva, la anatomía emocional del paciente.

En esto la lectura corporal es muy importante pues en cada interacción terapéutica las señales de contacto del receptor del masaje van a ser el modo principal de indicar si lo que le está sucediendo está aumentando su pulsación, su expansión y su autorregulación orgásmica o por el contrario, su bloqueo, su contracción… Debemos prestar especial atención a las afirmaciones verbales de alivio (placer) o incomodidad (displacer), al contacto ocular, a los cambios en la respiración, a los cambios de temperatura en los puntos de contacto ( manos, pies y genitales), a los cambios en el tono muscular…

En el masaje tántrico que es altamente terapéutico nuestro cuerpo va a ser una herramienta en dos sentidos. Por un lado, es el lugar primordial para compartir profundas emociones de un modo cálido y humano. Y por otro, su extensión en el entre – medio vincular permite desarrollar una dinámica y una interacción cuerpo a cuerpo, que posibilita al receptor aprender y explorar nuevos senderos de movimiento y sensaciones.

En un masaje desde el toque la totalidad de nuestros sentidos está en juego. La mirada es de contacto, el masajista es sensible a su propio tono muscular y al tono muscular del receptor, la respiración está centrada y consciente y cumple con su función emocional natural. El contacto con su ritmo interno es fundamental para desarrollar una experiencia sensible. Es con la esperanza de liberarnos del dolor, descongelar nuestros corazones y recuperar nuestra vitalidad que nos hemos arriesgado (como terapeutas, como receptores) a tocar y a ser tocados, porque sabemos que vivir sin un contacto es como vivir en el desierto o en el infierno.

En este sentido el masaje tántrico posee una capacidad terapéutica para recuperar el cuerpo, su capacidad natural de amar, y su deseo de tocar y de ser tocado.

Referencia: Taller de Estudios y Análisis Bioenergético. EL TOQUE BIOENERGÉTICO Y EL MASAJE TERAPÉUTICO EN EL SETTING REICHIANO. Luis Concalvez.

Déjanos un comentario!