Masaje sensitivo

“Método cerrado” para control eyaculación


Controlar la eyaculación es una de las principales preocupaciones para los hombres cuando mantienen relaciones sexuales.

Aunque hoy en día existen un gran número de técnicas que pueden ayudar a retrasar la eyaculación, lo cierto es que también existen técnicas milenarias que pueden ser de gran ayuda.

El “método cerrado” fue ideado en China hace cientos de siglos y contiene una serie de recomendaciones para ayudar a retrasar la eyaculación, siempre bajo la premisa de que consigue mejores resultados una persona apacible y paciente que una persona impaciente y es que para obtener buenos resultados es necesaria mucha práctica.

El “método cerrado” recomienda a los hombres evitar una excitación excesiva a la hora de mantener relaciones sexuales ya que ésta no permite disfrutar del coito durante el tiempo deseado.

Este método taoista recomienda realizar las penetraciones con suavidad y lentitud, haciendo secuencias que combinen penetraciones superficiales con penetraciones profundas.

Para controlar los movimientos el control de la respiración es imprescindible, procurando siempre respirar por la nariz.

Este tipo de técnicas pueden ser muy útiles para ayudar a retrasar la eyaculación, pero también pueden causar ansiedad y preocupación si no se consiguen los resultados deseados.

Precisamente por ello una de las máximas del “método cerrado” es que cuando el hombre llegue al punto de no retorno debe eyacular. Para la medicina china el retener el semen puede causar dolores y daños en la vejiga, el intestino delgado y los riñones, por lo que en todo caso es mejor no evitar la eyaculación.

En general el “método cerrado” aboga por tomarse las relaciones sexuales con calma, manteniendo un buen ritmo de respiración.

Para evitar agobios, este método taoista apuesta por centrarse en las sensaciones de la pareja en lugar de en uno mismo, de esta manera todo se desarrolla con mayor naturalidad.

M.J

Déjanos un comentario!