Practica tántricav

Práctica tántrica


En la práctica tántrica, los principios femenino y masculino son considerados como energías que circulan tanto en el hombre como en la mujer.

Los hombres pueden visualizarse como deidades femeninas  y viceversa,  dado que ambas energías están en nosotros; las practicas tántricas activan e integran éstas dos fuerzas en cada uno y también pueden polarizarse a través de la sexualidad y el coito.

El tantrismo se ha convertido a través de los siglos en el elemento más importante de las religiones del Tíbet, que se introdujo a través del gurú Padmasambhava, aceptándose su forma exotèrica de los sutras y esotérica de los tantra.

La obra budista tibetana RGYUD-SDE-SPYI-MAM del siglo XII, define el tantra como el conocimiento primordial y sin dualidad de la propia mente. El tantrismo tibetano es un conjunto de doctrinas esotéricas destinadas a realizar en el individuo la trasmutación completa de su naturaleza.

Los discípulos tantricos precisan la gua de un maestro para llegar a ser iniciados en los secretos del tantra y ser partícipes de  una especie de energía que les llevara a la unión definitiva con su verdadera naturaleza.

Las visualizaciones, la repetición de un determinado mantra, la meditación, las técnicas del yoga y la alquimia interior centrada en el conocimientos y control de las energías del cuerpo serán esenciales para alcanzar le objetivo. El discípulo no dudará en  la utilización de rituales que le permiten contactar con los guardianes  de la doctrina tántrica, para solicitarles ayuda y protección. El final será el reconocimiento de que la verdadera naturaleza de la divinidad es la esencia primordial de la propia mente.

Referencias:

Enciclopedia de las creencias y las religiones. Jorge Blaschke 2003

Déjanos un comentario!