espiritualidad

Relación entre sexo y espiritualidad


Cuando hablamos de Tantra los conceptos de sexo o sexualidad y espiritualidad aparecen indisolublemente unidos pero ¿cuál es verdaderamente la relación entre ambos conceptos y cuándo surgió?

Aunque la separación que hace el hombre entre cuerpo y espíritu se remonta a miles de años atrás, lo cierto es que siempre han existido (y siguen existiendo hoy en día) corrientes que no han defendido esa separación, entendiendo que cuerpo y espíritu deben ser uno solo. Entre ellas podemos encontrar el Tantra, el Taoísmo o el Budismo y son sólo tres ejemplos.

Para estas corrientes la energía que usamos en nuestra vida diaria a la hora de llevar a cabo cualquier actividad, sea o no sexual, proviene de una única fuente universal. Esta energía circula por todos nuestros órganos y nos ayuda a realizar todo tipo de tareas, pero como no es infinita, debemos nutrirla día a día y es aquí donde entra el concepto de lo espiritual.

A través del sexo la energía sexual fluye libremente hasta alcanzar la parte más consciente de la persona, mejorando las sensaciones y la conexión con otros a nivel emocional pero también espiritual. Es en ese estado expansivo cuando la persona se siente más integrada con todo lo que la rodea, amando y sintiéndose amada.

Para conseguir ese estado, las corrientes que defienden la conexión entre sexo y espiritualidad afirman que no hay que aferrarse a logros o metas, tampoco en el sexo. El tener unas determinadas expectativas hace que nuestro espíritu se concentre en nuestra mente y no en nuestro cuerpo.

Por el contrario, limitarse a disfrutar del momento y olvidarse de las preocupaciones permite conectar con un nivel de consciencia estrechamente ligado con la espiritualidad, que nos ayudará a disfrutar mucho más no sólo de las relaciones sexuales sino de las relaciones de todo tipo con el entorno que nos rodea.

M.J

Déjanos un comentario!