nirvana

Sexo tántrico y hombres multiorgásmicos


En materia de sexualidad existen muchos mitos, pero también existen realidades que pueden llegar a parecernos mitos, como la del hombre multiorgásmicoEn la concepción tradicional del sexo la existencia de hombres multiorgásmicos no es plausible ya que el orgasmo masculino está indisolublemente ligado a la eyaculación, sin embargo en la práctica del el sexo tántrico podría no ser así.

El objetivo del sexo tántrico es disfrutar del placer durante la relación sexual, para ello el retrasar la eyaculación, y centrarse en los sentidos incrementa la sensación de bienestar y placer, a la vez cabe la posibilidad de que el hombre pueda experimentar varios orgasmos sin llegar a eyacular. Efectivamente no se trata de algo sencillo de conseguir y requiere de mucha práctica. 

Aprender a controlar el músculo pubococcígeo y mantener una respiración acompasada son factores clave para desarrollar un mayor control mental y con todo ello poder aprender a retrasar la eyaculación. Para aprender a tener control sobre la musculatura pubococcigea y posteriormente poder controlar la eyaculación, de manera bastante esquematizada, sería la siguiente: 

  • la primera fase es entrenar la musculatura, para ello hay que detectarla, después llenar los pulmones, retener la respiración, contraer ese grupo muscular, y después soltar el aire y relajarse. Estos pasos hay que hacerlos durante un tiempo para tonificar bien la zona. Mientras, se puede ejercitar la masturbación y, antes del punto de no retorno eyaculatorio, se para y así, baja un poco la excitación; se vuelve a continuar con la estimulación hasta volver a alcanzar el nivel de excitación previo al punto de no retorno. De esta forma, se elimina el hábito de eyacular con rapidez.
  • La última fase consiste en estimular el pene, cuando se acerca el punto de no retorno, justo ahí, en lugar de parar la estimulación, se detiene la respiración, se aprieta la musculatura y, aunque siga estimulándose, se tendrá un orgasmo, pero no se eyaculará.

Este tipo de prácticas están indicadas para todos aquellos hombres que no tienen ningún problema de índole sexual, pero además se recomienda su práctica especialmente a hombres que pudieren padecer disfunciones sexuales como la eyaculación precoz.

Como siempre cuando se trata de tantra lo principal es armarse de paciencia ya que los resultados no se consiguen practicando una o dos veces, sino que hay que ser constantes. No obstante, desde que se comienzan a realizar ejercicios de este tipo la mayoría de los hombres manifiestan haber experimentado mejoras en su rendimiento y placer sexual.

M.J

Déjanos un comentario!