El Tantra


El tantra

El tantra

«El Tantra –escribe Arthur Avalon en 1914– no tiene noción de un Dios separado y de visión lejana. No predica la doctrina de que Dios el creador gobierne el universo desde el cielo. Según la visión del Tantra, el cuerpo del Sádhaka es el Universo».

“Sir John Woodrofe, que firmaba sus libros como Arthur Avalon, fue una de las mayores autoridades occidentales en el Tantra. El pasaje que transcribo es de su libro enciclopédico Principios del Tantra, aunque su obra más conocida es otra posterior, titulada El poder serpentino, que sigue siendo hoy en día una de las principales introducciones al tema.”

“Los Tantras son textos sagrados hindúes que se corresponden con el culto a la Madre o a la energía femenina. Las escrituras hindúes comienzan con los Vedas, siguen con los Upanishads y más tarde vienen los Brahmana (tratados filosóficos) y Purana, tras los cuales, tradicionalmente, se ha situado a los Tantras. El Mahanirvana Tantra y el Kularnava Tantraestán entre los más famosos, pero también el Hatha Yoga Pradipika, por ejemplo, es un texto tántrico. Todo lo que nosotros denominamos como «yoga» es una reunión de prácticas tántricas.

Los Yoga Sutras de Patanjali, un tratado ciertamente extraordinario y un tanto difícil de comprender, apenas especifica el conjunto de técnicas que constituye el yoga. Las prácticas físicas, los ejercicios de respiración, la indagación psíquica, la creación de colores interiores, las complejas técnicas de visualización y de estimulación de las glándulas, todas las técnicas, en fin, que constituyen la esencia del yoga, son de raíz tántrica.”

“Hay algo extraordinario en el Tantra, que hace que este impresionante conjunto de textos, escuelas, tradiciones y doctrinas sea distinto de todos los otros senderos del conocimiento religioso, filosófico, psicológico, artístico o científico que nos son conocidos. El Tantra parte siempre del cuerpo y pone al cuerpo en primer lugar. El Tantra, en fin, se ocupa de la energía. El Tantra no es moral, ni ética, ni filosofía, ni religión, ni ideología, ni discusión intelectual: es una práctica, un conjunto de prácticas.

La enseñanza tántrica siempre ha sido considerada tardía, mucho más reciente que los Upanishads o el Baghavad Gita. Siempre me ha parecido, sin embargo, extraño que una enseñanza que se basa en el cuerpo y en los poderes y energías naturales sea más moderna que las especulaciones metafísicas de los Upanishads o las disquisiciones escolásticas de los Brahmana. ¿No debería ser, lógicamente, más antigua? ¿No debería ser la más antigua?”

Referencia: http://www.revistadelibros.com/blogs/del-mundo-flotante/tantra

Déjanos un comentario!