Masajes tantra en Barcelona

En los años ochenta, en el ámbito designado por los científicos sociales como “neo-tantra”, dio origen un nuevo tipo de masaje que inició su propia “cultura y ciencia del tacto” , el masaje tantra.

Las antiguas prácticas rituales de adoración corporal de origen oriental y las nuevas técnicas de masaje que influyen en los procesos emocionales del cuerpo se fusionaron, para integrar una secuencia coreografiada de contacto que duraba varias horas, un arte del tacto: el masaje tantra.

Con el masaje tantra hacemos hablar a lo que no tiene palabras aprendemos e integramos experiencias y reacciones nuevas, comportamientos diversos, intenciones distintas.

Es una maravillosa terapéutica de acompañamiento de la propia experiencia corporal, erógena y sensual, una experiencia sensorial que unifica la vivencia corporal, estimula el autodescubrimiento emocional y las experiencias físicas y sutiles.  Derriba la estructura corporal que una vez construimos para reemplazarla por otra más acorde con la potencia de nuestro ser, con aquello que somos y deseamos.

El masaje tantra evoca procesos que aumenta y enriquece el deseo, el disfrute y el placer. Entre sus beneficios se destaca el aprendizaje somático a través del tacto sin expectativas y libre de todo juicio, y sobretodo, a re-aprender nuevos modos y llegar a ser quienes somos.

Es una praxis en que la piel, es literatura escrita en el cuerpo y lectura privilegiada a descifrar en el masaje.

Descubre la experiencia del Masaje tantra en Barcelona

Te brindo un espacio-tiempo en Barcelona donde simplemente ser:

“Para mí, ganarme la confianza de las personas y llevarlas a un espacio de cuidado donde puedan sentirse lo suficientemente valientes como para soltar todas sus máscaras y encontrar su verdadero placer y deseo, me hace feliz y me conmueve profundamente.”

Muchos de mis entrenamientos fluyen en el masaje tantra y mis client@s aprecian el estilo de masaje suave e intenso, sutil y empático, energético y relajante.

NOTA: El masaje tantra abre áreas muy sensibles de la experiencia en la que el/la cliente se respeta y protege en su vulnerabilidad emocional. Es una experiencia de aprendizaje y nunca debe ser entendida como acción interactiva en el nivel sexual y/o emocional. Le recomendamos que llegue puntual a su cita.