la conquista de la felicidad

Libro recomendado del mes: La conquista de la felicidad.


Bertrand Russell (1872-1970) Filósofo y Matemático inglés. Influenciado en su temprana juventud por los hegelianos británicos, abandonó el idealismo hacia 1898 en favor de una suerte de ” realismo platónico “.

En 1901 descubrió la paradoja que lleva su nombre, y conmovió los fundamentos de las Matemáticas. Fue un innovador en muchos campos; sus novedosas ideas sobre la educación cristalizaron en la fundación de la Beachon Hill School.

En 1953, tres años después de recibir el Premio Nobel de Literatura, organizó con Einstein el Movimiento Pugwash, ante la amenaza inminente de una guerra nuclear.

Más tarde, la creación del Comité de los 100, en favor de la resistencia no-violenta al armamentismo, lo llevó a la cárcel por segunda vez. Escritor prolífico, su último libro fue su autobiografía, publicada entre 1967 y 1969.

La felicidad ¿es un estado o una búsqueda? Esta obra afirma que lo segundo: el ser humano se debe mostrar activo en la eliminación de las trabas al despliegue de la felicidad, comenzando por eliminar esas pasiones egocéntricas que son la envidia, el miedo o la conciencia de pecado y reforzando las que impulsan hacia fuera de sí mismo, que invitan a sentirse parte de la corriente de la vida:

“Cuantas más cosas interesen a alguien, más oportunidades de felicidad tendrá”, afirma, para concluir que el ser feliz es el que se siente ciudadano del universo “y goza libremente del espectáculo que le ofrece y de las alegrías que le brinda”.

En su libro La conquista de la felicidad, viene a decirnos que las actitudes expansivas producen regocijo, energía y motivación, al contrario que estar encerrado en uno mismo, que desemboca inevitablemente en el aburrimiento y la tristeza.

Una obra que se trata de un proyecto, de raigambre estoica, de repensar el ser humano y su posición en el mundo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.