6 Consejos para hacer un masaje de Lingam.

6 Consejos para hacer un masaje de Lingam.


El objetivo del masaje de Lingam no es el orgasmo, aunque puede ser un efecto secundario agradable y bienvenido.

El objetivo es masajear el Lingam y que también incluyas los testículos, el perineo y la próstata externamente, lo que permite al hombre rendirse a una forma de placer al que no está acostumbrado. Desde esta perspectiva, tanto el receptor como el dador se relajan en el masaje.

Los hombres necesitan aprender a relajarse y recibir. El condicionamiento sexual tradicional tiene al hombre en un modo de hacer y orientado a objetivos.

Comienzo del Masaje de Lingam

  1. Haz que el receptor se recueste sobre su espalda con almohadas debajo de la cabeza para que pueda mirarte (dador). Coloqua una almohada, cubierta con una toalla, debajo de sus caderas. Debe separar las piernas con las rodillas ligeramente dobladas (las almohadas o los cojines debajo de las rodillas también ayudarán) y los genitales estarán claramente expuestos para el masaje.
  2. Antes de ponerte en contacto con su cuerpo, comienza con una respiración profunda y relajada. Masajea suavemente sus piernas, el abdomen, los muslos, el pecho, los pezones, para que el receptor se relaje. Recuerda al receptor que respire profundamente y que se hunda más profundamente en la relajación.
  3. Vierte una pequeña cantidad de aceite en el eje de su Lingam y los testículos. Comienza a masajear suavemente los testículos, teniendo cuidado de no causar dolor en esta área que es muy sensible. Masajea el escroto suavemente, haciendo que se relaje. Masajea el área sobre el Lingam y en el hueso púbico.
  4. Masajea el perineo, el área entre los testículos y el ano. Tómate tu tiempo al masajear el eje del Lingam. Varía la velocidad y la presión. Aprieta suavemente el Lingam en la base con la mano derecha, tira hacia arriba y deslízate hacia afuera, luego alterna con tu mano izquierda. Toma tu tiempo para hacer esto, derecha, izquierda, derecha, izquierda. Luego, cambia la dirección comenzando por el glande del Lingam  y luego deslizándote hacia abajo y hacia afuera. De nuevo, alterna con las manos derecha e izquierda.
  5. Acaricia el glande del Lingam como si estuvieras usando un exprimidor de naranjas. Masajea alrededor de la cabeza y el eje. Para el tantra hay muchas terminaciones nerviosas en el lingam que se corresponden a otras partes del cuerpo. Se cree que muchas dolencias se pueden curar con un buen masaje lingam.
  6. El lingam puede estar o no en erección, lo importante es hacer las técnicas muy suavemente y lentamente, y no te preocupes, probablemente descubrirás que se pondrá erecto, luego se ablandará, se endurecerá de nuevo y así, lo cual es una experiencia sensorial altamente deseable, como conducir una ola, subir y bajar. La dureza y la suavidad son los dos extremos del espectro de placer.

Notas adicionales:

Si parece que el receptor va a eyacular, retrocede, permitiendo que el Lingam se ablande un poco antes de reanudar el masaje. Haz esto varias veces, acercándote a la eyaculación y luego retrocediendo.

  • Es importante recordar que el objetivo no es el orgasmo en sí mismo. Los hombres pueden aprender el arte de controlar el orgasmo y la eyaculación acercándose a la eyaculación y luego retrocediendo en la estimulación.
  • La respiración profunda es clave y suavizará las ganas de eyacular. Eventualmente, el dominio de la eyaculación le permitirá hacer el amor todo el tiempo que quiera sin perder una gota de semen. El orgasmo y la eyaculación son dos respuestas diferentes que puedes aprender a separar. El resultado es una vida sexual más rica.

El Punto Sagrado o masaje anal

Hay una pequeña hendidura del tamaño de un guisante o quizás más grande a mitad de camino entre los testículos y el ano. Con suavidad empuja hacia adentro. Sentirás la presión en el interior y puede ser incómodo al principio. Eventualmente, a medida que se trabaje y suavice esta área, podrás expandir tus orgasmos y dominar el control de la eyaculación. Puedes masajear su Lingam con tu mano derecha y masajear su Punto Sagrado con tu mano izquierda.

Intenta presionar en este punto cuando se acerque a la eyaculación. El hombre puede tener fuertes emociones durante el masaje del punto sagrado. Tú eres el dador, y estás creando un lugar de confianza e intimidad. Sé el mejor amigo y sanador que pueda tener el receptor en ese momento.

Finalizar el masaje

Cuando te sientas completo/a (con el masaje), retira suavemente tus manos para cubrirlo y mantenerlo caliente. Lo más importante, permite que descanse en silencio durante al menos cinco a diez minutos.

Déjanos un comentario!