La relación cuerpo biológico y cuerpo erógeno

La relación cuerpo biológico y cuerpo erógeno

Además del cuerpo biológico tal y como lo estudian los anatomistas, los fisiólogos, los bioquímicos, la medicina positivista, existe otro, un cuerpo erógeno que está determinado por la sexuación, los afectos y el lenguaje en cada sujeto.

¿Cómo se simboliza somáticamente una idea?

Por ejemplo, la sensación de que alguien nos hirió en lo más profundo del corazón puede experimentarse como una angina de pecho; la sensación de no poder tragar a alguien puede experimentarse como un nudo en la garganta o un a disfagia.

El miedo puede experimentarse como o un aceleración del tránsito digestivo. Esto quiere decir que a través de una alteración del funcionamiento orgánico da expresión somática a una idea, especialmente si esa idea está ligada a una emoción con su respectiva repercusión somática: “me dio miedo”, “a esta persona no la puedo tragar”, “Tal hecho me ha herido o me ha ofendido” “Tengo el corazón partido”.

Articulación cuerpo biológico, cuerpo erógeno

Lo importante es entender cómo el cuerpo biológico y el cuerpo erógeno se articulan entre sí. El cuerpo biológico produce erogeneidad y por lo tanto es también, especialmente cuando se altera, en más o en menos, cuerpo erógeno.

La medicina sostiene que son las sensaciones somáticas las que, repetidas innumerables veces, originan las expresiones lingüísticas que aluden al mismo. Por ejemplo, si decimos que el examen nos da miedo, es porque muchísimas veces frente a cada nuevo examen se nos acelera el tránsito digestivo.

En el campo del psicoanálisis y algunos profesionales del campo “psi” en general piensan exactamente al revés: es la mortificación del cuerpo por el significante ( lenguaje) lo que hace que el cuerpo se afecte.

Utilizamos la expresión “no lo puedo tragar” y a posteriori, cuando no aceptamos la presencia, la relación o la incorporación de alguien a nuestro grupo de relaciones, se nos hace un nudo en la garganta.

Conclusiones

En conclusión la idea principal en este artículo es que resultaría válido incorporar la enfermedad somática, cualquiera que sea, a un sistema significante: es decir, que adquiera sentido y se articule con la historia, la vida, la cultura, el trabajo y la vida de la persona que sufre. El sentido hace que el cuerpo y la “enfermedad” se vuelvan pensables para la persona que lo padece.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

USO DE COOKIES Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button