Educar-se en los sentidos

Por qué es importante educar-se en los sentidos?

Educar-se en los sentidos implica que los sujetos se empoderan y se apoderan de su verdad: en un encuentro existencial, una experiencia íntima y radical en que la propia interioridad se traslumina y se hace patente.

Por el sentido del tacto, los sujetos no solo aprehendemos las cualidades sensibles de las cosas como la textura, rugosidad, firmeza, consistencia sino que aprehendemos también esas notas “de” las cosas, como siendo reales: la nuda realidad y es, en el tacto, presencia real y efectiva de las cosas.

Los sentidos son analizadores de lo sentido en el sentir, y lo sentido no es otra cosa que realidad, por lo tanto los diversos sentires son analizadores de la aprehensión de la realidad.

El sentir del ser humano es sentir intelectivo y la intelección humana puede pensarse como intelección sintiente.

Por el sentir táctil y por la intelección es posible no solo la palpación de las cosas sino la palpación del todo: El “todo” lo hemos palpado cuando nos encontramos con el “solo”. En la radical extrañeza en la que vive el “solo”, este convive con el todo.

El tacto, en la aprehensión primordial de la realidad, aprehende la nuda realidad de las cosas, es presencia de nuda realidad: el mero estamos tocando lo real, es ya pura presencia. Y este momento de nudez pertenece formalmente a lo táctil.

El tacto sentido de dolor-placer aprendemos la realidad como afectante como impresión de las cosas y son el primer modo de sentir. La afección se torna en sentimiento, ya no es un simple modo de sentir la afección sino de sentirse realmente afectado.

En el sentido del dolor-placer el ser humano siente en afección e intelige en afeccionamiento su propio dolor, su propio placer. Pero también siente, por razón de recubrimiento de los demás sentires, el dolor del mundo, el placer del mundo.

Con referencia a la intimidad solo se da en la realidad humana, las cosas materiales tienen interioridad pero no intimidad. La intimidad no es cuestión de conciencia, ni cuestión de sujeto, es una vivencia estrictamente metafísica, que consiste en una actualización de lo que la persona es.

Por lo cual, en la experiencia táctil del sentir en los masajes al sentirte cinestésicamente  a tí mismo, sientes tu propia vivencia de ti mismo.

El hombre es una unidad psicorgánica, por tal la educar-se los sentidos se entiende como un proceso de captación y de producción de posibilidades.

En resumen, educar-se en los sentidos como posibilidad de encuentro existencial no consiste en un hacer arbitrario, así como tampoco, en una simple espera: es siempre recurrir a estímulos que puedan suscitar ese encuentro con nuestra verdad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

USO DE COOKIES Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button