tabú

El tabú de la zona genital en el masaje


Desde que aprendí el masaje tántrico hace siete años, he sido una persona con una misión, incorporar el masaje en su totalidad como terapéutica. Me formé como sexóloga y aprendí además los puntos fuertes de la terapia de masaje sino también algunos de sus prejuicios y debilidades: el tabú a incorporar la zona genital.

He llegado a creer que una de las debilidades más profundas en la forma tradicional en que se enseña el masaje es el tabú contra la inclusión del toque erótico en el masaje. Este tabú es tan extendido y tan fuerte que apenas se cuestiona dentro de las modalidades de masaje convencionales.

Sin embargo, creo que este tabú es realmente dañino y va en contra de los principios más profundos y más centrales de la terapia de masaje. Los/as masajistas están entrenados para enseñar a sus clientes que el cuerpo es hermoso, que el cuerpo es sensual, que el cuerpo puede ser honrado y curado a través del tacto, y se les anima a comunicarlo con respecto a cada parte del cuerpo del cliente, excepto los genitales.

Estos, en contraste con el resto del cuerpo del cliente, nunca deben tocarse. Creo que esta prohibición de tocar realmente transmite su propio mensaje. Lo que se transmite a miles de clientes, en miles de sesiones de masajes en todos los países del mundo. Esta repetida negativa a tocar comunica la sensación de que estas partes del cuerpo son de alguna manera “intocables”, no dignas de ser honradas de la misma manera que el resto del cuerpo.

Esto es, en sí mismo, una herida profunda en el cuerpo. Además, para las personas de nuestra cultura, estas son también las partes del cuerpo que llevan la “vergüenza más profunda” y especialmente arraigada. También son los lugares alrededor de los cuales muchos de nosotros llevamos heridas de abuso.

Muchas personas hemos experimentado algún tipo de abuso, ya sea como niños o con parejas sexuales adultas. Entonces, cuando los/as masajistas se niegan a tocar y honrar estas partes de nuestros cuerpos, no solo ignoran las oportunidades de una sanación profunda, sino que en realidad refuerzan nuestros sentimientos subyacentes de vergüenza y nuestros recuerdos de abuso.

Por lo tanto, creo que tocar y honrar a todo el cuerpo e integrar el tacto erótico, genital dentro del masaje es de vital importancia para llevar a cabo la misión principal de todo el movimiento de masaje. Creo que cuando las escuelas de masaje ignoran esto, o realmente hablan en contra, ofrecen un grave perjuicio a la profesión del masaje, a los clientes individuales, y a la sanación humana en sí.

La sexualidad que incluye nuestras partes íntimas, el placer y la genitalidad en sí misma seguirá siendo un tabú mientras no se las considere como una parte más de nuestra anatomía, de nuestra sensibilidad y de nuestra libertad como seres humanos.

Déjanos un comentario!