La quietud meditativa del masaje

La quietud meditativa del masaje


Tocar e interactuar con el campo de la sexualidad y las técnicas corporales, me llevó a darme cuenta de mi poder y creatividad en el arte del masaje.

Entiendo mi trabajo como una contribución a la integración de la sexualidad dentro de cada individuo y dentro de la sociedad y, lo más importante, como un giro consciente hacia la alegría y la belleza de la vida.

En mis masajes tántricos quiero acompañar a tu cuerpo y apoyar tu vitalidad y placer junto con la intensidad de mi toque que facilita la conciencia y la presencia.

Disfruto el proceso de desaceleración y la profunda quietud meditativa de un masaje.

Puedes experimentar la magia de un ritual tantra, dejarte llevar a un trato de proximidad e intimidad. Esto se hace posible a través de un tocar y acariciar con atención en cada momento de contacto, permitiéndote conectar y llegar al aquí y al ahora.

Mis toques son una interacción emocionante entre vuelos extáticos sensuales y tiernos momentos relajantes de alegre serenidad.

El gran potencial del masaje tántrico me fascinó desde el primer momento. Puedes entrar en un profundo estado de relajación sin la presión de la expectativa, asegurado por el espacio cuidado que he creado para ti, un espacio que te permite sentir los mejores toques y matices y te da la posibilidad de ponerte en contacto por completo contigo mismo.

Es como volver a casa con tu propio cuerpo, contigo mismo y con tus sentimientos internos. Acercarte a la fuente interna de tu poder, creatividad, tu vitalidad y amor.

Inés Güell

Déjanos un comentario!