masaje yoni

Masaje Tantra Yoni y la relajación


Yoni es la palabra en sánscrito (antigua lengua sagrada de la India) para designar la vulva o vagina que se traduce como “espacio sagrado”.

El sánscrito se utiliza para las ciencias y otros textos sagrados. El propósito del masaje Yoni es crear un espacio de relajación, confianza e intimidad en el cual la mujer sea el centro de atención, de modo tal, que pueda alcanzar elevados estados de excitación sostenida. Esto le permite reconocer y experimentar en su cuerpo el profundo placer que se deriva de su Yoni. Uno de los muchos resultados placenteros del masaje puede ser el orgasmo y fundamentalmente la expresión más plena de su naturaleza sexual.

Aprende el masaje Yoni

Antes de comenzar el masaje yoni, ella podrá estar acostada de espaldas, con la cabeza elevada sobre almohadones,al igual que sus caderas,en una posición tal que se pueda ver sus órganos genitales. Sus piernas deben estar completamente separadas y levemente flexionadas.

Nos sentaremos  en medio de sus piernas, en posición de loto. El masaje comenzará por las piernas, las ingles, los pechos, el estómago, acercándose de a poco a la zona genital. Le aplicaremos aceite templado o gel lubricante en el Monte de Venus ( y todas las veces necesarias) alcanzando los labios mayores e iniciaremos el masaje en esa zona lenta y suavemente.

Con el dedo índice y el pulgar, sostendremos el labio mayor y presionaremos levemente, mientras se desliza a lo largo de ambos labios. A continuación haremos  mismo con los labios menores. Es importante que, en todo momento, se mantenga el contacto de la mirada y la comunicación.

Continuamos acariciando el clítoris de forma circular, en el sentido de las agujas del reloj y luego en el sentido contrario. Presionando el clítoris suavemente, con el índice y el pulgar. Se podrá introducir el dedo medio de la mano derecha en el yoni y explorar su interior variando la velocidad, presión y dirección.

Para finalizar el masaje yoni movemos el dedo hacia la palma para alcanzar el punto delta, conocido en Occidente como punto G. Podemos introducir también el dedo anular, mientras que con el pulgar estimulamos el clítoris.

Referencia: sexualidad.es.msn.com

Déjanos un comentario!