estimulación táctil

El método cerrado para controlar la eyaculación


Unas de las grandes preocupaciones del hombre en la actualidad es la capacidad de responder frente a las exigencias cada vez más presente de las mujeres en lo que refiere a su performance sexual, La eyaculación y el control de la misma no era un problema hasta hace no muchos años, en vista de la revolución femenina y su empoderamiento en cuanto a recibir placer y ser objeto activo en la sexualidad, el hombre se ha visto envuelto en una serie de comunicaciones de expertos, los cuales aconsejan uno u otro medio para controlar la eyaculación en beneficio de la satisfacción de ambos en la pareja. Cada uno deberá encontrar el suyo!

Desde hace siglos que los taoístas piensan que el control de la eyaculación es un factor clave para mejorar la experiencia sexual de hombres y mujeres, de hecho los antiguos chinos consideraban que aquellos hombres que no eran capaces de conseguir el orgasmo femenino antes del masculino debían seguir trabajando para conseguir dominar el momento de la eyaculación. 

Hoy en día existen diversas técnicas que se pueden experimentar para controlar y retrasar la eyaculación, como es el caso de los ejercicios de Kegel, pero los chinos desarrollaron el “método cerrado” hace cientos de años. Un método que permite retrasar la eyaculación sin tener que detener el encuentro sexual.

La técnica del “método cerrado” recomienda que no haya una “excitación excesiva” a la hora de comenzar la relación sexual y combinar movimientos de penetración suaves con otros más profundos.Realizar los movimientos de forma lenta y cuidadosa y alterar varias series de penetraciones suaves con otras más profundas es la clave del taoísmo para conseguir retrasar la eyaculación. El taoísmo también recomienda centrar la mente en lo que se está haciendo y concentrarse  en las sensaciones. De esta forma se alivia la ansiedad.

Los seguidores del taoísmo abogan por retrasar la eyaculación lo máximo posible, pero también aconsejan no retener la eyaculación una vez llegado al punto de no retorno ya que en estos casos puede causar dolor en la vejiga y daños en algunos órganos como los riñones. Una de las claves para conseguir retrasar la eyaculación es respirar profundamente. Transformar los jadeos en respiraciones profundas ayuda a que el oxígeno fluya en mayor volumen por todo el cuerpo y aumenta la resistencia.

Por último, los taoístas señalan que la mejor manera para controlar el “método cerrado” es practicar y tener mucha paciencia para poder disfrutar de los resultados de esta técnica milenaria!

M.J

Déjanos un comentario!