psicoterapia corporal

Nuestro cuerpo tiene miles de historias no contadas


A comienzos del siglo XX, el “cuerpo somático y energético” pasa a ser en la psicoterapia corporal, objeto de diagnóstico y medio terapéutico junto al “cuerpo verbo”. Este modelo psicoterapéutico retoma su auge hacia los años sesenta, coincidiendo con el surgimiento del movimiento “beat” que reivindicó el cuerpo desnudo, la desinhibición sexual, y cambios educativos y comunicativos en la vida cotidiana.

Wilhelm Reich, que había sido silenciado por coincidir la publicación de sus ideas revolucionarias y progresistas con un momento histórico represor (la caza de brujas de MacArthur), es recuperado parcialmente en el movimiento radical del “68” lo que potenció el desarrollo de diversos modelos de la definida, más adelante, como psicoterapia corporal.

Algunos de ellos carecían de bases clínicas y científicas consolidadas, y eran practicados por terapeutas oportunistas y con poco rigor profesional. En cambio, otros que continuando la referencia clínica de Reich han seguido evolucionando hasta nuestros días, se consolidan y agrupan en algunas asociaciones que representan a cientos de profesionales de todo el mundo.

Una de las más rigurosas y representativas es la EABP (European Asociation for Body Psychotherapy) que, entre otras funciones, reconoce y valida a las escuelas europeas que considera cumplen los requisitos necesarios para la formación en Psicoterapia corporal (asumiendo su diversidad de modelos).

Algunas ideas centrales de la psicoterapia corporal son:

“El cuerpo aparece, en la psicoterapia corporal, como mucho más que un simple portavoz o portador de signos; es el archivo vivo de la biografía de la persona. Cualquier persona habla a través de su cuerpo y de sus palabras”.

“El verbo articulado es el mediador entre el cuerpo (la experiencia vivida) y el código (el campo simbólico y social del lenguaje). Hablar es una expresión corporal, un acto expresivo. El verbo se origina en el cuerpo. El organismo se expresa globalmente en forma verbal y no verbal”.

“La palabra da sentido a lo experimentado, a los pensamientos, a las emociones. El análisis verbal de las experiencias es capital para la comprensión e integración y su procesamiento a la luz de la conciencia.”

“Las terapias corporales consideran que cuerpo y mente son dos vías de acceso a lo reprimido, a lo escondido, a lo estancado; y que, a partir de la expresión de los afectos es como se recupera en gran medida la unidad psicosomática y el equilibrio. Y los afectos se expresan a través de las emociones, del lenguaje corporal expresivo, y se integran en lo cortical, por los procesos cognitivos.” (G. Guasch, 1987).

En suma, la psicoterapia corporal es un capítulo de la psicoterapia que te permite evaluar tus experiencias desde el punto de vista tanto de tu mente como de tu cuerpo, con el fin de abordar el presente para lograr una vida más feliz y más saludable.

Referencia: http://www.eabp.org/


Déjanos un comentario!

2 Comentarios en “Nuestro cuerpo tiene miles de historias no contadas

  • Mikel

    Interesante reflexión, pero, aún y todo, lo confieso, me lleva a terrenos autopreventivos porque esto de la psicoterapia, como tantas otras escuelas, métodos y tendencias de la psicología me recuerdan demasiado a psicoanálisis, Freud, Lacan… y no sé yo si…me convence demasiado lo que de ahí proviene porque prefiero limitarme al terreno consciente, controlable y asumible. Si nos sumergimos en el nivel preconsciente, quizá inconsciente, para detectar las posibles causas del malestar personal, de la falta de autoestima o la propia depresión, entonces las interpretaciones pueden ser tan libres y diversas como variados son los autores que las interpretan.
    Por eso, y reconociendo mi desconocimiento en psicología, prefiero centrarme, aún a riesgo de parecer simplista, en sentirme conscientemente bien, y a ello aporta el masaje, en cualquiera de sus formas: terapéuticas, relajantes o sensitivas, sin duda; integrando bienestar y relajación mental combinada con sensitividad sensorial cuando lo hacemos desde el toque tántrico en particular, toque que es el que tú particularmente utilizas en tus sesiones. Y mi experiencia me lleva a aceptar ese toque sensitivo por su positividad integral, sintiéndome desinhibido con él de ciertos posibles corsés sociales y abriéndome al placer de sentir en libertad y plenitud el escalofrío de mi energía íntima recorriéndome y llenándome de sensaciones,
    Un abrazo y un deseo de plenitud tántrica para el nuevo año, Inés, agradeciéndote tus aportaciones reflexivas

    • Inés Güell Autor

      Hola Mikel,
      Se me traspapeló tu comentario, y ahora, revisando la web antes de irme de vacaciones, lo he recuperado!
      Muchas gracias como siempre a ti por tus reflexiones, siempre son bienvenidas.
      Es complejo el proceso de constitución subjetiva, pero puedes verlo también a la luz no solo de Freud y Lacán, también de Winnicott y de Deleuze. Aquí te dejo un párrafo de Ignacio lewkowicz – Pliegue y subjetividad donde cita “La condición humana” de Hanna Arendt dice que “en el medio de dos hay una realidad hecha de palabras y acciones, y que no es menos real por no constituir ente porque es una realidad de otro tipo, y por eso en general uno permanece inconsciente, invisible o intangible. Existo yo, existís vos, y construimos la relación, pero la relación es otro tipo de existencia. En este sentido, que exista yo y exista otro es el efecto perceptivo por siglos depositado de subjetividad, efecto de la saturación burguesa de las personas gramaticales. Las personas gramaticales son puras personas gramaticales, e indican nada más que una posición para conjugar un verbo; y la metafísica del sujeto convierte al sujeto gramatical en el sujeto. Hay ahí todo un trabajo de saturación subjetiva de lo que no es más que una virtualidad de la lengua”.

      Abrazo y felices vacaciones!
      Inés