Tocándonos

Tocándonos: Un conocimiento desde el cuerpo

“Lo más importante es que tocándonos aprendemos a tratar con lo frágil y a conocer muchas situaciones en las que puede peligrar nuestra integridad.

¿Qué significa que la vida humana es frágil? ¿En que consiste nuestra fragilidad?

Es decir el conocimiento de lo que nos rompe no es articulable en un cuerpo científico de saber, no se puede formalizar en teorías, ni puede generalizarse ni universalizarse, como la ciencia busca.

Sólo desde esta prudencia podemos evitar provocar situaciones en que se ponga de manifiesto nuestra fragilidad. ¿Por qué no construir nuestras formas de trato, de relación y comunicación de tal manera que no propicien estas situaciones?

Sin duda para eso debemos tener claro nuestra condición, nuestras creencias deben integrar la condición corporal y nuestra debilidad o fragilidad, no como resultado de una mala protección, sino, como una característica propia de la condición humana.

Somos frágiles como el cristal, pero combatir y endurecer esta debilidad debería producirse en ella misma, desde el cuerpo que somos y en los cuerpos de los que nos hablan.

Además los cuerpos desnudos muestran una disposición semejante, por eso tendemos a taparlos y a protegerlos, por eso son fácilmente humillados. Podemos aprender a manejarlos asumiendo su condición: tocándonos, acariciándonos, descubriendo que en lo vulnerable hay una riqueza y una expresión de la excelencia humana.

Es decir tocándonos descubriremos la variabilidad de la experiencia, la inmensa contingencia de nuestros artefactos protectores y, a la vez, su inutilidad cuando conseguimos reducir los avatares a nuestra potencia.

En el mismo sentido tocándonos, establecemos vínculos comunicativos profundos, nos destapamos y nos reforzamos, precisamente ofreciendo nuestra fragilidad, mudos y desnudos, hacemos hablar a lo que no tiene palabra y creemos más, es decir, aprendemos e integramos nuevas experiencias, nuevas reacciones, comportamientos diversos, intensiones distintas.

Pero sobre todo, aprendemos a tratar con la misma fragilidad que nosotros somos, la vulnerabilidad que se nos ofrece y saber reforzarla, cubrirla, atraparla, tendrá que ser signo de excelencia, es decir de vida buena”.

USO DE COOKIES Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button